Creo que vivimos en un mundo de ilusiones

Albert - Spain
Entered on December 14, 2008
Age Group: 30 - 50
  • Podcasts

    Sign up for our free, weekly podcast of featured essays. You can download recent episodes individually, or subscribe to automatically receive each podcast. Learn more.

  • FAQ

    Frequently asked questions about the This I Believe project, educational opportunities and more...

  • Top Essays USB Drive

    This USB drive contains 100 of the top This I Believe audio broadcasts of the last ten years, plus some favorites from Edward R. Murrow's radio series of the 1950s. It's perfect for personal or classroom use! Click here to learn more.

Creo que vivimos en un mundo de ilusiones. En mundo donde nada es real. Estamos predestinados de principio a fin, aunque no lo sepamos.

Esa ignorancia forma parte del juego. Si no, sería imposible el juego. Luchamos, reimos y lloramos creyendo, falsamente, que somos dueños de nuestro destino. Difícil cuando no somos dueños de nuestro origen, de nuestra cuna, de nuestras capacidades o incapacidades, de nuestros defectos y virtudes.

Creo que somos lo que somos, animales humanos, organismos pluricelulares con una dotación concreta: la capacidad de imaginar. Pero esto no es ni mejor ni peor que la capacidad de trepar por los árboles o la de respirar bajo el agua.

Cumplimos una misión en pos de un objetivo que desconocemos, pero a través de nuestra capacidad de imaginar hemos creado unos conceptos abstractos que dan sentido a nuestra vida. Conceptos como libertad o independencia. Conceptos que no tienen más de 3.000 años de historia.

No creo en Dios, pero esto no es relevante. Pero creo en la existencia de un plan, un enorme plan que persigue un objetivo diseñado por alguien. Desconozco los motivos y el “rationale” del objetivo, pero estoy convencido de su existencia. Nada pasa porque sí.

Creo en ello desde pequeño, con modulaciones propias de la edad y de la experiencia. Pero básicamente sigo pensando lo mismo. No siento angustia ni desasosiego excepto cuando, de forma recurrente, vuelvo a pensar en ello: ¿quien soy?, ¿existe algún dios? y, sobretodo, si no existe, ¿a que jugamos?, ¿porqué hemos nacido?