Un viaje hacia la aceptación y el amor

Greg Chapman - Houston,
Entered on July 10, 2008
Greg Chapman
Age Group: 30 - 50
  • Podcasts

    Sign up for our free, weekly podcast of featured essays. You can download recent episodes individually, or subscribe to automatically receive each podcast. Learn more.

  • FAQ

    Frequently asked questions about the This I Believe project, educational opportunities and more...

  • Top Essays USB Drive

    This USB drive contains 100 of the top This I Believe audio broadcasts of the last ten years, plus some favorites from Edward R. Murrow's radio series of the 1950s. It's perfect for personal or classroom use! Click here to learn more.

¿En qué creo? En que las historias que me cuento a mí mismo constituyen mi verdad, mi alma y mi vida. Me educaron para que fuera un buen bautista y un patriota americano. Me educaron para que creyera que los católicos adoraban ídolos, que los liberales eran comunistas y que los negros y los blancos no debían mezclarse jamás. Dios se mantenía en segundo plano, dispuesto a condenarme al infierno. Dios veía todo lo malo que yo hacía, conocía todos mis pensamientos caprichosos. Había nacido con el pecado original y no tenía oportunidad. Al mismo tiempo, ser un americano blanco me daba un sentimiento de privilegio, de ser uno de los “mejores”.

Cuando crecí, comencé a luchar con mi sexualidad. Cada día libraba mi batalla con los demonios que querían desviarme hacia la impureza. Yo resistía y luego sucumbía a los pensamientos profanos. Llegué a pensar que yo mismo era una abominación, algo odiado por Dios. En busca de esposa, contacté con un servicio de citas. Derrotado, esperaba que alguien se apiadara de mí y me amara. Pensar en la farsa que representaba para satisfacer a los demás me daba vuelta el estómago. También llegué a creer que, si me castigaba lo suficiente, Dios tendría compasión de mí y me curaría de mi inmoralidad.

Caí en una depresión. Recuerdo a mi grupo de Biblia hablando de cómo habían echado a puntapiés a alguien que se negaba a dejar de ser gay. La sangre se me heló y el corazón estuvo a punto de salírseme del pecho. Recuerdo a mi familia, preguntándome qué me pasaba. ¿Por qué no salía con alguien? Mi sensación de ser menos que humano era como una úlcera. Dejé de ir a la iglesia. Abandoné la posibilidad de ser amado alguna vez. A los treinta y cinco años, el total de intimidad física de toda mi vida se limitaba a unos pocos abrazos. Mi piel gritaba por la falta de estímulos. No esperaba nada, salvo que un día las cosas mejoraran, si vivía lo suficiente. Y eso fue lo que sucedió.

Comencé a cambiar la historia básica de mi vida: que era malo, ajeno a Dios, un fenómeno de la naturaleza. Comencé a quererme a mí mismo y a creer que la Divinidad haría lo mismo. A medida que esa creencia se fortalecía, en las sucesivas repeticiones de la historia, comencé a amar a otros, y ese amor me fue devuelto. El racismo en el que había sido criado se desvaneció. Cuanto más me amaba a mí mismo, más belleza veía en los demás. Cuanto más sanaba, más veía la Biblia y todos nuestros grandes mitos como historias contadas por otros, y más buscaba, en mi corazón, la historia adecuada para mí.

A los seis meses, me uní al que es mi compañero desde hace cinco años, y que lo seguirá siendo, adherí a la iglesia episcopaliana y revisé mis ideas políticas. Y esto es lo que creo: la historia adecuada es la que me ayuda a quererme más, a crear más, a amar a los demás y a apoyarlos en sus creaciones. Porque es por estas impresionantes experiencias por lo que creo que estamos aquí. Así que soy gay. Y ahora, tras décadas de lucha, cuento una buena historia sobre ello.

Greg Chapman vive a unos pocos kilómetros del hospital de Houston donde nació. Gestor fiscal de empresas, Chapman también disfruta de la escritura y está trabajando en una novela. Dice que este ensayo fue una experiencia terapéutica porque le ayudó a explorar los momentos definitorios de su vida.

* * * * *

Este ensayo es material protegido por derechos de autor, reproducción o no se permite la extracción sin el consentimiento por escrito de Este a mi juicio, Inc Fue traducido por Horacio Vázquez-Rial y reimpreso con el permiso de la Plataforma Editorial.

Para comprar un ejemplar del libro a partir de la cual este ensayo fue extraído, por favor visite este sitio.