Soy “Cosquíllame Elmo”

Elena - Freehold
Entered on August 18, 2008

En una edad muy temprana, mis niñas solían compararme con “Cosquíllame Elmo”, yo solía preguntarme el porqué, hasta que mucho despues mi nieto recibiera un muñeco de esos como un regalo de Navidad. Fue entonces que me di cuenta el porqué me llamaban como Elmo, yo siempre me reía y temblaba.

De ser madre a ser abuela no fue una transición fácil, yo tenía el control del comportamiento de mis niñas, pero con un nieto, aprendí a ser mas tolerante y dejar que mi hija tome pleno control en su disciplina. Yo daría sólo a mi nieto la atención y el amor que sólo una madre con experiencia puede emitir: el amor de una abuela y engreirle mucho.

Tambien me di cuenta que soy igual a mi madre en muchas maneras pero corrijo lo que pienso que necesita mejorar y trato de ser mejor Abuela.

A través del tiempo también me he dado cuenta de la gran influencia que una madre tiene sobre sus hijos. Opino que depende de la madre cómo la siguiente generación evolucionará. Las mamás enseñan a sus niños los conceptos básicos en cómo afrontar la vida. Cuando ellos maduren desarrollarán su propia personalidad y tomaran sus propias decisiones.

Ahora entiendo el porqué me llamaban “Cosquíllame Elmo”, mis hijas nunca tuvieron el juguete ni tampoco les hacia falta, ellas me tenían a mi.

Supongo que gracias a la enfermedad de Parkinson temblaba bastante y, con una sonrisa, yo me relacionaría con mis hijas, ocultaría la incomodidad que esta enfermedad trajera y les hacía sonreír.

Debemos mostrar más ese sentimiento mágico que sólo una madre puede dar y, Parkinson o no, cosquillear a sus hijos y nietos con una sonrisa.

A mi madre le doy gracias (Clara) por su influencia y por haberme convertido en el ser que ahora soy, gracias mis hijas (Gisselle, Tiffany y Vanessa) por permitirme entrar en sus vidas y gracias Justin (mi magnífico nieto) para dejarme ser su “Cosquíllame Elmo”.

Elena Tuero