Liberar la fuerza de la creatividad

Bill Gates - Redmond, Washington
Entered on July 10, 2008

Siempre he sido optimista, y supongo que eso está en la raíz de mi creencia en que la fuerza de la creatividad y la inteligencia pueden convertir al mundo en un lugar mejor.

Hasta donde soy capaz de recordar, me ha gustado aprender cosas nuevas y resolver problemas. Así que, cuando me senté ante un ordenador por primera vez, en séptimo grado, me quedé enganchado. Era un anticuado Teletype, y a duras penas podía hacer nada de lo que hacen los ordenadores actuales. Pero cambió mi vida.

Cuando mi amigo Paul Allen y yo fundamos Microsoft, hace treinta años, tuvimos la visión de “un ordenador en cada escritorio y en cada casa”, lo que probablemente sonara excesivamente optimista en una época en que la mayoría de los ordenadores eran del tamaño de neveras. Pero creíamos en que los ordenadores personales cambiarían el mundo. Y lo hicieron.

Al cabo de tres décadas, los ordenadores siguen inspirándome tanto como cuando estaba en séptimo grado.

Creo que los ordenadores son la más increíble de las herramientas de las que disponemos para alimentar nuestra curiosidad y nuestra inventiva, para ayudarnos a resolver problemas que ni siquiera la gente más inteligente podría resolver por sí misma.

Los ordenadores han transformado el modo de aprender, al proporcionarles a los niños de todas partes una ventana a todo el conocimiento del mundo. Nos están ayudando a construir comunidades en torno de las cosas que nos preocupan, y a estar cerca de la gente que nos importa, no importa dónde esté.

Como mi amigo Warren Buffett, me siento particularmente afortunado al hacer cada día lo que me gusta hacer. Él lo llama “ir a trabajar bailando claqué”. Mi labor en Microsoft sigue siendo un desafío, pero bailo claqué cuando le mostramos a la gente algo nuevo, como un ordenador capaz de reconocer tu letra manuscrita o tu voz, o de almacenar las fotos de toda una vida, y todos dicen: “¡No sabía que se pudiera hacer esto con un PC!”

Pero pese a todas las cosas maravillosas que uno puede hacer con un PC, hay montones de otras cosas en las que podemos poner nuestra creatividad y nuestra inteligencia para mejorar el mundo. Todavía hay demasiada gente en el planeta cuyas necesidades básicas están insatisfechas. Por ejemplo, cada año mueren millones de personas por enfermedades que son fáciles de prevenir y de tratar en el mundo desarrollado. Aquí, en los Estados Unidos, sólo uno de cada tres graduados escolares está en condiciones de seguir estudiando o conseguir un buen empleo.

Creo que mi propia buena fortuna trae consigo la responsabilidad de devolver a los demás. Mi esposa, Melinda, y yo nos hemos comprometido a mejorar la salud y la educación de modo de ayudar a toda la gente que nos sea posible.

Como padre, creo que la muerte de un niño en África no es menos trágica y conmovedora que la muerte de un niño en cualquier otra parte. Y no hacen falta grandes recursos para cambiar la vida de esos niños.

Sigo siendo muy optimista y creo que el progreso, aun en los problemas más difíciles, es posible y tiene lugar todos los días. Buscamos nuevas drogas para curar enfermedades mortales, nuevas herramientas diagnósticas, y prestamos renovada atención a las cuestiones de salud en los países en desarrollo.

Me emocionan las posibilidades que veo para la medicina, para la educación y, por supuesto, para la tecnología. Y creo que, por medio de nuestra inventiva natural, nuestra creatividad y nuestra voluntad de resolver problemas arduos, vamos a lograr algunas cosas asombrosas en todos esos campos antes de que yo muera.

Bill Gates es el presidente de Microsoft. Junto a su esposa, ha creado la Bill and Melinda Gates Foundation, que patrocina proyectos de salud, educación y bibliotecas públicas en todo el planeta.

* * * * *

Este ensayo es material protegido por derechos de autor, reproducción o no se permite la extracción sin el consentimiento por escrito de Este a mi juicio, Inc Fue traducido por Horacio Vázquez-Rial y reimpreso con el permiso de la Plataforma Editorial.

Para comprar un ejemplar del libro a partir de la cual este ensayo fue extraído, por favor visite este sitio.