Un momento de confianza mutua

Warren Christopher - Los Angeles
Entered on July 10, 2008

Una noche, no hace mucho, iba por una carretera de dos carriles, a alrededor de cien kilómetros por hora. Venía un coche en la dirección opuesta, a aproximadamente la misma velocidad. Cuando nos cruzamos, miré a los ojos al otro conductor durante un instante.

Me preguntaba si él estaría pensando, como yo, en lo mucho que dependíamos el uno del otro en aquel momento. Yo confiaba en que él no se durmiera, ni se distrajera con una conversación por el teléfono móvil, ni se lanzara hacia mi carril, poniendo un repentino final a mi vida. Y aunque jamás nos dijimos una palabra, él confiaba en mí en idénticos términos.

Multiplicando por millones esa situación, creo que es así como funciona el mundo. En cierto nivel, todos dependemos de todos. A veces, esa dependencia sólo nos exige no hacer determinada cosa, como cruzar la doble línea amarilla. Y a veces, nos exige actuar en forma cooperativa, con aliados e incluso con desconocidos.

En 1980, negocié la liberación de los cincuenta y dos rehenes americanos de la Embajada Americana en Irán. Los iraníes se negaban a reunirse conmigo personalmente, e insistían en cambio en que nos enviáramos mensajes a través del gobierno argelino. Yo nunca había trabajado con el ministro de Relaciones Exteriores de Argelia pero tenía que confiar en él para recibir y transmitir, con absoluta precisión, tanto la letra como el espíritu de mis mensajes. Con su indispensable ayuda, los cincuenta y dos rehenes regresaron a nuestro país sanos y salvos.

Como la tecnología ha reducido las dimensiones del mundo, ha aumentado la necesidad de acción cooperativa entre naciones. En 2003, médicos de cinco países fueron rápidamente movilizados para identificar el virus del SARS (Severe Acute Respiratory Syndrome, Síndrome Respiratorio Agudo Severo), una acción que salvó miles de vidas. La amenaza del terrorismo internacional ha demostrado ser un problema similar, que requiere la acción coordinada de las fuerzas policiales y los servicios de inteligencia de todo el mundo. Debemos reconocer que nuestro destino no es estar solos en el control.

En mi propia vida, he puesto mucho en la responsabilidad personal. Pero con el paso de los años, también llegué a creer que hay un momento en que uno debe confiar en la buena fe y el buen criterio de los demás. Así, mientras cada uno de nosotros se encuentra, más tarde o más temprano, ante la perspectiva de conducir solo por una carretera oscura, tenemos que aprender por la experiencia que la luz que se aproxima de frente no tiene por qué ser una amenaza, sino un momento de confianza mutua.

Warren Christopher fue secretario de Estado de los Estados Unidos de 1993 a 1997. Como secretario de Estado delegado por el presidente Carter, contribuyó a normalizar las relaciones con China, obtuvo la ratificación de los tratados del Canal de Panamá y consiguió la liberación de los rehenes americanos en Irán. Nacido en Dakota del Norte, Christopher vive cerca de Los Angeles.

* * * * *

Este ensayo es material protegido por derechos de autor, reproducción o no se permite la extracción sin el consentimiento por escrito de Este a mi juicio, Inc Fue traducido por Horacio Vázquez-Rial y reimpreso con el permiso de la Plataforma Editorial.

Para comprar un ejemplar del libro a partir de la cual este ensayo fue extraído, por favor visite este sitio.