This I Believe

Enrique - Victoria, Mexico
Entered on February 28, 2007
Age Group: 30 - 50
Themes: community

Quisiera presentarles mi perspectiva acerca de este asombroso y misterioso acontecimiento que es la vida: vida que no hemos sabido valorar y disfrutar plenamente.

Creo con sinceridad que estamos en una especie de paraíso, sino es que en el paraíso mismo. Paraíso único en el universo conocido y probablemente también en el tiempo, ya que no hay nada más seguro que el aquí y el ahora.

Creo que los problemas que tenemos son generados en gran parte por nosotros mismos. Hemos avanzado mucho en conocimiento técnico pero emocionalmente todavía somos cavernícolas: antes nos matábamos a pedradas y ahora nos matamos con bombas atómicas. Por algo se ha dicho que la historia es poco más que grandes crímenes y grandes errores y que la historia es una pesadilla de la que quiero despertar.

Nuestro sistema económico, basado en la explotación del hombre y de la naturaleza ha beneficiado a unos pocos a un alto costo aún para esos mismos que supuestamente ha beneficiado; ha hecho más sutil la ley de la selva pero no la ha eliminado. Probablemente muchos ya no vivimos con temor pero sí con desconfianza. El más fuerte se sigue comiendo al más débil y el más astuto se sigue aprovechando del más ingenuo. Somos más de 6 mil millones viviendo entre la desesperación, el derroche y la apatía; causando la destrucción de lo más valioso que tenemos: la biodiversidad y el delicado equilibrio de los ecosistemas que en última instancia hacen habitable nuestro planeta y nos proporcionan lo necesario para vivir, convivir y recrearnos.

Decía Gandhi que el mundo tiene lo suficiente para satisfacer las necesidades de todos pero no lo suficiente para satisfacer la ambición de uno solo.

Es obvio por tanto que estamos ante una grave crisis y que lo que está en juego es la supervivencia misma de nuestra especie. Es cada vez más urgente cambiar de rumbo a nivel global y obviamente a nivel individual: necesitamos ser más solidarios; sustentables en nuestro modo de vida; y respetuosos de la diversidad biológica, religiosa y cultural que al fin de cuentas es lo que nos enriquece y hace interesante nuestra experiencia.

Tenemos sin embargo algo que hasta hace algunos años no existía: información relevante y comunicaciones accesibles.

Con estos recursos podemos organizarnos, restaurar el daño que hemos hecho y rectificar el rumbo para asegurar una sociedad más humana.